23/4/14

Sant Jordi 2014

Vuelta de vacaciones pascueras, y fecha señalada.


Si hay una tradición chula, es la de Sant Jordi (en Cataluña). 

Aunque eso de que sólo sea libro para el chico, y rosa para la chica... Prefiero rosa y libro para ambos.

Aunque también se convierta en comercial, se fomenta la cultura.

Ahora con los libros electrónicos, no compramos libros en papel. El día de hoy, es una buena excusa para hacerlo.

¿Conocéis la leyenda de Sant Jordi? Podéis leerla aquí.

Aquí tengo mi rosa: el tallo es un lápiz con washi tape verde; y la rosa en sí, está hecha con una cadeneta de trapillo, enroscada, a la que le dí unos cuantos puntos con aguja e hilo.
Ambas partes las pegué con silicona caliente.

Ahora sólo me falta el libro.




Y sólo me queda desearte que pases un buen día, si lo vas a celebrar.

Sino, recuerda que también es el día del libro.

¡A leer!



Vuelvo el lunes y espero poder contaros todo lo que vea en el Handmade festival.





Facebook ´´ Pinterest ´´ Twitter ´´ Bloglovin' ´´ Instagram

11/4/14

Pascua y washitape...

...combinación ganadora.

Vaya que sí. Qué de cosas bonitas hay en Pinterest. He visto muchas ideas para esta Pascua. ¿Y si lo combinamos con #washitape?

Si tenéis niños, o simplemente, queréis dar un toque temático a la casa, apuntad estas ideas.


1 - 2 - 3 - 4 - 5 - 6 - 7

Me parecen ideas súper bonitas, y que dan un toque de color, sea la época que sea.

¿Os animáis a hacer alguna?



Son perfectas para estas vacaciones.

¡Ah! hablando de vacaciones, esta tarde empiezan las mías. Así que, seguiré publicando a la vuelta.

Peeeero, el martes os espero en el blog de #diogeneras con un post con mucho ritmo. No es lo perdáis.

Nos leemos en las redes sociales. 

Disfrutad de los días pascueros, y descansad.





Facebook ´´ Pinterest ´´ Twitter ´´ Bloglovin' ´´ Instagram

9/4/14

Kit de bienvenida



Tenemos chica nueva en la oficina. Una personita que desde que sabemos que viene al mundo le tenemos un cariño especial.

Por eso, mientras se iba preparando para venir al mundo, sus titas2.0, le íbamos preparando unos regalitos, hechos con muuuucho amor, exclusivamente para ella.

Como a cada peque-miembro de mi familia, le hice su cajita de dientes personalizada. Ya sé. Aún no le han crecido los dientes, y ya tiene la cajita para cuando se le caigan. Pero así ya estará lista cuando sea más mayorcita.



Cositas compradas como unos pechitos y una gasita. Que de todo éso, nunca hay suficiente.



Y por último, un body pintado a mano, también con su nombre.


Qué ganas de conocerla en persona.





Facebook ´´ Pinterest ´´ Twitter ´´ Bloglovin' ´´ Instagram

7/4/14

Cambio de look a un reloj de cocina



Como no, el cambio de look se lo he de agradecer al washi tape.

Ahora más abajo veréis cómo era el reloj. Ese típico reloj, que está en la cocina, y que no tenía ni pila ni nada. Y que es más feo que feo.

Aunque ahora sí que no pega nada con la cocina (que es antigua), se ve más vistoso y útil, porque ahora, al menos se usa.

Los materiales usados son varios: tres modelos de washi tape, destornillador, papel de pegatina, troqueladora, cúter y spray blanco.

Previamente, antes de nada, limpié bien el reloj. Estructura y cristal.

Una vez limpio, lo desmonté. Si algo he aprendido del manitas de mi padre, es que no necesito un destornillador para desatornillar un tornillo. El caso es que en esta casa tengo cero herramientas. Busqué por los cajones de la cocina y cogí un cuchillo, y el abridor de botellas de vino. Probé con el primero, y nada. Así que, saqué la mini navajilla del abridor, y oye, en un minuto tenía fuera los cuatro tornillitos.

Quité el embellecedor y el cristal, y el resto del reloj se quedó en una pieza. No vi la forma de quitar la caja trasera y las manillas, así que tuve que tunear la parte frontal que era cartón) con las manillas. Pero bueno, no fue tan complicado.


Elegí un washi que me encanta, y pegué tiras en vertical, dejando sobrantes, tanto por arriba como por bajo.
Cuando llegué al centro, donde las manillas, pegué dos trozos de washi, y rematé con el cúter.

Y una vez cubierta toda la base, rematé los bordes, también con el cúter.

Nota: estaba tan centrada en cuadrar el washi, que no me fijé que se transparentaban los números. Podía haberlos tapado con spray o pintura blanca. Pero lo pensé tarde.


Aunque los números se transparentaban, quería marcar las horas de una manera diferentes. Algo que no fueran números.

En un trozo de papel de pegatina blanca, pegué una tira de washi negro y otra de washi rojo, y con la troqueñadora saqué 12 corazones: cuatro rojos y ocho negros.

Pegué cada corazón en su sitio.


Mientras tanto, el embellecedor que era azul, lo transformé en blanco con spray. Terminé de decorarlo con unas tiras de washi rojo, tanto por todo el exterior del borde, como por la parte de delante, con unas cuantas tiras. 

Después monté el reloj, volviendo a atornillar los tornillos con mi navajilla, y listo.


Reloj como nuevo.



¿Tienes algún reloj parecido?


Facebook ´´ Pinterest ´´ Twitter ´´ Bloglovin' ´´ Instagram

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...